Uno de los mayores retos de la agricultura europea en los próximos años consiste en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero procedente de explotaciones agrarias y, al mismo tiempo, adaptarse al nuevo escenario que supone el cambio climático. Asimismo, se puede potenciar la rentabilidad económica y social de las explotaciones mediante la adopción de las oportunas prácticas agrarias sostenibles que reduzcan la huella de carbono de la agricultura y que potencien su efecto sumidero.

altAdemás de luchar eficientemente contra el cambio climático, la utilización de modos de producción sostenible puede no sólo mejorar la seguridad alimentaria, sino también contribuir a conservar el medio ambiente. La reducción de los efectos del cambio climático y la regeneración de los ecosistemas están íntimamente ligadas. Por tanto, una agricultura y una ganadería que combatan el cambio climático son una poderosa herramienta para mejorar el clima, conservar la naturaleza y aumentar la viabilidad del sector agrario.

De esta forma, el proyecto LIFE+ AgriClimateChange tiene como objetivo potenciar la capacidad de mitigación del cambio climático que tiene el sector agrario.  Mediante la creación de una herramienta informática y su posterior aplicación en explotaciones agrarias de cuatro países de la Unión Europea se pretende determinar y apoyar las prácticas agrarias más sostenibles y favorables para luchar contra el cambio climático.


 

Con la contribución del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea

alt